• Reglas del Foro Reglas del Juego Guias Ayuda y Preguntas Eventos Solis Support

    Se recuerda a todos los usuarios que para acceder a los contenidos del foro en su totalidad han de estar REGISTRADOS





Relatos del concurso "Tu historia..."

Estado
No está abierto para más respuestas.

skadi

Aprendiz de todo :D
Equipo de Grepolis
index.php



Funcionamiento


Opciones de lista de palabras:

Opción AOpción BOpción C
Torre
Escaparse
Arco
Demócrito
Pueblo
Gafas
Hueso
Marinero
Lombriz
Astro
Enfurecer
Mantícora
Brulote
Planeador
Carrito
Sacar
Autónomo
Puñal
Remo
Alpiste
Alianza
Pozo
Oro
Subir
Martillo
Desayunar
Tañir
Oráculo
Abanderado
Chanclas


>Las historias/relatos deben ceñirse a contener al menos 6 de las palabras de alguna de las opciones propuesta. Si se usan menos palabras, quedaría desclasificada la historia.
>Las historias deben ser de al menos 300 palabras y no mayores de 1000 palabras. Se pueden usar contadores de palabras online. Un ejemplo: https://www.contarcaracteres.com/
>Se puede parafrasear una historia, poema, canción famosa, siempre que se ciña a la temática de las opciones de palabras, y se añada un link al original para comprobar.
>Se admiten historias rocambolescas siempre que estén contadas con sentido siguiendo las palabras propuestas y tengan un hilo conductivo. No se admitirán historias de frase sueltas sin sentido entre ellas como para considerarlas "historia" o "relato" (El relato es una narración estructurada en la que se representan sucesos mediante el lenguaje.)

Normas


*Se podrán votar 3 historias de la siguiente forma:
-3 puntos
-2 puntos
-1 punto
Es decir, puedes repartir tus puntos entre las historias que más te gusten!
*La historia con más puntos, será la ganadora.
*Ante un empate, se decidirá mediante una nueva encuesta para votar la ganadora.

*Aunque se gane un concurso, no se obtendrá el premio en monedas si se está actualmente baneado del foro o juego, y se pasarán al siguiente ganador por orden de puntos.
*Si la persona acertante y ganadora del sorteo no reclama el premio mediante ticket a Soporte, se pasarán al siguiente ganador por orden de puntos (si ha habido un empate previo, al siguiente en votos en la encuesta.
*Si tras la segunda vez, el ganador de las monedas no reclama el premio mediante ticket a Soporte, se declarará el concurso nulo y las monedas pasan a formar parte de otros concursos.
*Tenéis hasta el 5 de mayo para postear las historias, si se postea fuera de fecha no entra a concurso.


Premios


Historia ganadora: 2000 monedas
Sorteo entre los participantes que envíen historias: 500 monedas.

Hilo para dudas

Hilo para las historias/relatos


Postea aquí a continuación tu relato con las palabras relacionadas de la opción que hayas elegido.
 

DeletedUser3355

Guest
LA LEYENDA DE REMO
(PARTE I)

La ciudad de Remo era conocida en todo el continente por sus famosas y peculiares murallas de huesos, las cuales rodeaban toda la urbe, y por la solitaria torre que emergía en el centro del lugar. Vista desde lejos, Remo se asemejaba a un volcán. Sus murallas no eran muy ortodoxas (no eran murallas propiamente dichas), y no podía ser de otra manera ya que no fueron construidas por las manos del hombre. No eran paredes verticales con pasarelas en lo alto desde las que los vigías pudiesen montar guardia, eran más bien como las laderas de una montaña, en cuyo interior como si de un pozo se tratase se encontraba Remo.

Sólo existía una manera de entrar y salir de la ciudad, y era
sobrevolando la pared de huesos. Intentar escalarla era inútil, los
huesos acumulados no estaban pegados unos a otros, simplemente estaban superpuestos, por lo que cuando alguien intentaba ascender por ella lo único que lograba era removerlos y que una pequeña avalancha terminase por enterrarles vivos, contribuyendo así irónicamente a la manutención del muro. Los únicos seres capaces de subir por ella sin sufrir consecuencias eran las lombrices y otros pequeños insectos, los cuales habían hecho de la muralla su hogar, pues los restos de carne que aun albergaban algunos huesos proporcionaban un hogar perfecto para esos animalillos, protegiéndose entre los recovecos.

En los al rededores apenas quedaban en pie las ruinas de algunos
pueblos deshabitados desde hace siglos. La tierra rebosaba fertilidad, año tras año la hierba y los árboles crecían sin nada ni nadie que se lo pudiese impedir. Cuanto menos, el contraste entre esa fortificación y lo que se cernía a sus pies era curioso.

En torno a ese lugar pasaban varios riachuelos, uno de ellos con mayor caudal conocido como “Río Tañir”, por el que de vez en cuando se atrevía a navegar algún marinero que comerciaba con artículos de todo tipo, desde oro hasta chanclas hechas a base de esparto, alpiste para las gallinas de los campesinos o puñales y martillos para los mismos, así como otros utensilios de gran variedad y utilidad. Generalmente esos comerciantes solían ir escoltados por una pequeña flota de brulotes, los cuales portaban en lo alto de manera algo macabra pilas de cadáveres de los soldados recientemente caídos en batalla, o fallecidos por otras causas, a modo de cebo, pues la ciudad de Remo era conocida también por ser el hogar de Oráculos y de sus mascotas,
las mantícoras. Era sabido por todos que las mantícoras salían al
menos dos veces al día del “pozo” de Remo a buscar alimento. Al
principio sólo se alimentaban de las reses y demás ganado de la zona, pero con el tiempo la voracidad de estas criaturas no la pudieron controlar ni siquiera os que se creía que eran sus dueños, los oráculos... cuando acabaron con todos los animales del lugar,
comenzaron a dar caza a los humanos de los pueblos más próximos, expandiendo cada vez más su rango de caza.

Las mantícoras no eran malas por naturaleza, simplemente eran
criaturas grandes con las mismas necesidades que cualquiera de
nosotros: desayunar, comer o cenar, nada que ninguno pudiera criticar, aunque el espectáculo fuera dantesco.

Huelga decir a estas alturas, que la famosa muralla de Remo era el
resultado de la acumulación de los restos de los almuerzos de esos
gatos alados a lo largo de siglos y siglos. Aun nadie sabe por qué los oráculos son los únicos habitantes de Remo que permanecen con vida hasta la fecha. Los rumores dicen que deben ser caníbales, que al igual que se reproducen entre ellos, ellos mismos se devoran unos a otros para subsistir.

A decir verdad, Remo era una ciudad en origen, pero hace mucho tiempo que dejó de serlo. El único edificio que albergaba vida era la Torre que se erigía en su centro habitada por los oráculos, todo lo demás, fue naturalmente devorado por las mismas mantícoras que arrasaron con los alrededores.

Salvo lo que se puede ver, todo lo demás que se sabe de Remo, los
Oráculos y las Mantícoras es un misterio, sólo mitos, rumores y
leyendas dan forma a su origen.

Algunos dicen que en épocas antiguas, Remo era una ciudad como
cualquier otra en la que no existían las murallas o laderas que hoy la
mantienen aislada. Quizá los primeros oráculos enfurecieron con los
primeros hombres con quienes compartían la ciudad, y que incapaces de soportar su soberbia y afán de poder decidieron castigarles, devorándolos ellos mismos. Se presume que esto corrompió la naturaleza de aquellos oráculos que llevaron a cabo semejantes actos, y que la magia que poseían en su interior derivó en una mutación al ingerir carne humana, dando lugar así a las primeras aberraciones conocidas hoy como mantícoras.

Sin embargo, nadie sabe cuál es la verdad que esconde Remo. La
historia aun está esperando la llegada de un abanderado que pueda
planear sobre la ciudad y desvelar los misterios que forjan la Leyenda de Remo.


@skadi espero la tuya:rolleyes:
 
Última edición por un moderador:

DeletedUser569

Guest
Escaparse no había sido tan difícil, después de todo. Aprovechó que el pueblo entero, incluso quienes debían custodiar su celda, estaba presenciando la coronación del nuevo rey... nueva reina, a decir verdad. El rey que lo había encerrado a la espera de llevarlo a juicio había muerto unos meses antes y sus consejeros no querían que su hija, la única y legítima heredera, asumiera su nuevo rango e hicieron hasta lo imposible por evitarlo. Pero, al cabo, la ley estaba de parte de la joven y debieron resignarse, o eso hicieron creer.


Pero volviendo a nuestro escapista, lo acusaban de traición y él sabía que, con o sin juicio, estaría condenado a muerte. La acusación la había hecho el mismísimo Sandon, el procurador principal, y siempre había llevado razón por lo que el juicio sería una farsa. Sólo que esta vez se había equivocado, él no había cometido acción tan vil. Claro que no iba a esperar por la horca, debía escapar antes de que llegara el juicio. Aislado como estaba, no podía saber lo que pasaba fuera de las cuatro paredes que lo rodeaban, por lo que no se enteró de la muerte del rey y de que la fiesta que podía escuchar a través de la ventana se debía a la asunción de la nueva reina. Mucho menos, que ella era la razón por la que lo habían encarcelado. El procurador había ideado un plan para que la heredera no sobreviviera a su padre, de hecho debía morir antes que él. Pero el marinero que encerró en la torre más alta se había cruzado en el camino de su mercenario y logró evitar el asalto, sin saber quién era el objetivo del ataque.


Llevaba casi seis meses esperando una oportunidad, estudiando todas las rutinas que podía entrever desde su prisión. Y cuando escuchó las fanfarrias y las corridas de sus guardias alejándose, supo que había llegado el momento.


Hacía abajo era imposible, y lo sabía. Sólo unos cuantos metros separaban la ventana de la cima de la torre, pero debía tener mucho cuidado. Trepar por la piedra resultó fácil, por lo que empezó a subir con relativa velocidad. Cuando al fin llegó, se tomó unos segundos para recuperar el aliento y empezó a decender por las escaleras, temeroso al principio, pero con más seguridad y confianza a medida que llegaba a la base.


Lo había logrado, se merecía unirse a la fiesta como todos los demás en el castillo (aunque no supiera que él más que nadie, era responsable de que el festejo estuviera llevándose a cabo). Entonces, acomodó sus gafas de hueso, y levantó la vista al cielo a tiempo para ver el primer vuelo diario de las mantícoras que acababan de despertar.
 
Última edición por un moderador:

DeletedUser26

Guest
Hola Vic! Hace tiempo no te veía” rompió el hielo nuestro marinero solitario. “Esas gafas siempre te quedaron bien, me alegra que aun las conserves”, quiso agregar a modo de cumplido en la espera de una sonrisa de ella como retorno. La joven, bella como un astro, no tardó en mostrarse: mientras una mano yacía desplomada sobre el colchón de dos plazas, la otra rizaba su cabello de brillante oro oscuro y anegrado. “Jaja”, se escuchó. En el tiempo que esta risa intentaba escaparse del interior de la dama, la mirada de nuestro protagonista divagaba por el entorno como un planeador preguntándose. ¿Cómo voy a superar el hecho de que ella no me recuerda? ¿Sabrá ella que fui yo el mismo que la acompañó por las playas de Ipanema y Copacabana, mientras el pueblo quería quedarse encerrado en las paredes de un hostel? ¿Será que…? Hasta que súbitamente algo lo detuvo. Aquella risita penetró en su interior que le erizó hasta los huesos. Sabía que ella lo recordaba, a la vez que él nunca se había sentido tan atraído por alguien. Sabía que algo estaría por pasar.

Hola Fran! Pensé que no estabas más por acá. Creíamos que te habías vuelto a tu casa” respondió al saludo con su tonada extranjera. Vic era una mujer que habría llegado a la ciudad de Río de Janeiro con sólo dos chanclas de calzado, formando una alianza con su mejor amiga y el amor de su vida, un gato marmolado tan manso como una mantícora durmiente. Su forma de ser, tan curiosa y jovial, era algo que no pasó desapercibido bajo ningún concepto en aquellos días cariocas. “Estoy acá ahora. Volví. Pensaba hacerlo pronto” quiso exclamar él, recordando aquellas futuras aventuras que un oráculo le había vaticinado en un pasado. Sin embargo estar allí, tirado en una cama nuevamente junto a ella, no habría sido imaginado por nada, ni nadie. Ni si quiera cabía la posibilidad de que este evento sucediese de nuevo. Sabía que él iba a quedarse de nuevo en Río por un largo tiempo… pero ¿y ella? ¿Será que desaparecerá en algún otro morro como solía hacerlo?

Era ahora o nunca. Ese pensamiento fatalista de una aventura amorosa que no se concretaría nunca, como dos curvas tangentes en un punto que luego divergen. Sin ninguna duda él se decidió: con la misma mano diestra e inhábil que se buscaba sacar de encima las sábanas y frazadas que lo obstruían, tomó la mano yacente en el centro de la cama. La calidez de aquel contacto añorado por meses era intensa. Pero no tanto como expresar el deseo de que aquél escenario durara para siempre. O al menos unos segundos más. “Sabes Vic…” intentó decir. Instantáneamente el rostro de ella se comenzó a teñir de seriedad y preocupación, a la vez que los latidos de él comenzaban a subir su frecuencia. La calidez de la mano se habría convertido en frío, un frío del que no se puede sentir nada. Sabía que algo estaba yendo mal, pero no qué.

Fran, no puedo quererte”, interrumpió. Vic no sabía cómo manejar la situación, o al menos eso aparentaba. Intentando sonreír de nuevo, tomó toda la sábana de la cama para cubrirse, convirtiéndose en abanderada del rechazo. La niña buscaba ocultarse para minimizar el daño hecho por aquella frase, pero esas palabras fueron lanzadas como una flecha que se aleja del arco, sin posibilidad de revertir el suceso. La palidez de Fran era evidente y, a medida que digería esta desventura de 5 segundos, ella culminó: “Vamos, no te desanimes. Vamos a desayunar que hoy está soleado y la playa nos espera”.
 
Última edición por un moderador:

DeletedUser2718

Guest
LOS GUARIANES DEL VADO
Se acercan nubarrones tío- dijo Moy dando un salto al viejo POZO y se acercan muy rapido.
-Llamad al capitán, daros prisa-contesto el anciano.
Como una saeta salida de un arco, el pequeño Moy corrió a dar la noticia.
En el fuerte de la ALIANZA, se preparaban para lo peor, pero no esperaban que fuese desde el aire. El capitán dio la alarma dando un gran soplo al cuerno rojo ORO, que colgaba sobre el atalaya mayor, e hizo SUBIR a los arqueros a la misma. Un gran tumulto se agolpo hacia las murallas, aguardando a que las sombras tapasen el sol.
Al pasar los minutos, se dieron cuenta que era tan solo un engaño del hechicero. El ataque se estaba dando por el llano, que da a las puertas del fortín.
El pequeño Moy, cerca de su tío, lloraba pensando que la gran marea negra los aplastaría como a hojas secas, y cuando todo parecía perdido apareció Arfangel, con una escuadra de jinetes y los hombres del rey, que venian siguiendo las misteriosas nubes.
-Atrás bestias del infierno, pues aquí encontraran la muerte en mi lanza- con esas palabras, el glorioso Arfangel, el ABANDERADO del rey, acometió contra el enemigo, con la táctica del yunque y el MARTILLO. Aunque más numerosos los orcos, al ver la furia de los guardianes del Bruinen, huyeron a la desbanda, dejando numeroso material bélico.
-No creo que este sea el grueso del ejercito, Capitán- dijo Arfangel con tono algo molesto- así que le pediré, si es que puedo contar con usted, que tenga a los vigías mas alertas.- Dicho eso, partió a patrullar cerca del valle, hacia donde huía el enemigo.
A un dia de marcha del vado, en una pradera rocosa se mezclaban entre gritos, chasquidos de látigo, ruido de acero con acero, dos mareas negras que engullian todo lo que encontraban a su paso.
Poco a poco se fue haciendo el silencio y los jefes de ambas partes se encontraron en el centro, en un circulo despejado y se dispusieron a discutir las ordenes que tanto el hechicero como la sombra oscura les habian dado a cada uno de ellos.
Los capitanes discutían cuál seria la acción a seguir, mientras los infantes, unos cinco mil, esperaban ansiosos las órdenes.
Estuvieron largo rato gruñendo y empujándose sin llegar a algún acuerdo, hasta que un terrible trueno aplastó el bullicio y un relámpago cegó los miles de ojos. Entre el humo, se comenzó a distinguir una figura esquelética que, de repente, comenzó a brillar con una luz opaca. Todos los que alcanzaron a distinguir de quién se trataba, se echaron de cara al suelo, en forma de reverencia. Era Keltuzad, el abominable hechicero de la oscuridad, que harto por la demora de su ejercito, se presentó parar dar escarmiento a sus súbditos.
Mientras tanto, en el palacio, Grima, un viejo MARINO al servicio del rey, actualmente consejero, después de DESAYUNAR con algunas frutas, se puso sus CHANCLAS aladas, regalo del mismísimo Manwe y se dispuso a ir hacia el ORÁCULO, situado en la cima del monte Targelión, en donde consultaría cual iba a ser el destino del reino.
Solo quedaba como última defensa el fuerte de la alianza, y las patrullas de los guardianes del Bruinen, por lo que le preocupaba sobremanera la respuesta del profeta.
Llegado a las puertas del oráculo, hizo TAÑIR unas campanillas, dando aviso al sacerdote.
CONTINUARA...
 
Última edición por un moderador:

DeletedUser3279

Guest
Se dice en los anales de la historia de la historia que Grecia era seguramente el país más desarrollado. Había una experiencia militar fuera de lo común con la cual las ciudades-estado ganaban guerras con suma facilidad. Además se respaldaban con el oráculo, tan acertado como caro, cuyas predicciones sobre las fuerzas enemigas eran de tal aprecio que socialmente estaba en el mismo nivel que el estamento noble. Esto y mas llevábamos estudiando varios años en la universidad de Hudson, donde trabajábamos hacia nuestro doctorado en Historia Antigua. Sin embargo, siempre había surgido en mi mente la pregunta de como seria más allá de la teoría que leíamos en los libros…

Me despierto con un increíble dolor de espalda un cálido dia de primavera, creo que de mayo. Al mirar fuera de la ventana no hallo los múltiples rascacielos de Manhattan. Mi mirada se detiene en una especie de pueblo que no es nada familiar. Atónito, miro por la habitación para tratar de averiguar donde estoy. Está muy oscuro, pero consigo discernir que es totalmente diferente de mi suite de la Séptima Avenida. Decido que debo salir de la habitación para entender lo que había pasado. Abro la puerta y oigo un gran ruido de pezuñas. En la esquina veo un hombre anciano empeñado en tañir. Confundido y ansioso por saber lo que estaba ocurriendo, paro una persona que está pasando. Tiene una armadura muy pesada y se quita el casco para contemplarme. Miro hacia abajo y veo que llevo vestimenta apropiada para el siglo V antes de Cristo. El hombre era hoplita de profesión. Me explica que tenía que ir con los caballeros a respaldar los otros miembros de su alianza en una sangrienta contienda contra la ciudad-estado de Esparta. Le explico que mi situación es un poco delicada. Él sonríe, comprensivo, y me indica una taberna donde podría desayunar. Antes de despedirme, me da un martillo y me obliga a prometer que, cuando llegaría la hora, lo usaría para el bien. Me dirijo hacia la taberna. Entro y me sirven. El dueño me mira como si tuviera algo raro. Le pregunto si pasa algo pero, antes de que me pueda contestar, escucho un viejo decrépito gritar desde la otra esquina.

-Hazte amigo con el hombre que lleva chanclas en los pies, porque éste viene del futuro y será el abanderado que nos lleve a la victoria en esta interminable guerra!-

Ahora todos en el bar se fijan de mi. Bajo la mirada en los pies, y veo unas chanclas de perfecto estilo griego. Podria realmente ser yo el abanderado? Yo no comprendo nada y me dirijo hacia el viejo. Le pregunto que como podría conducir a la victoria un pueblo que ni siquiera había estudiado. Su respuesta, tajante:

-Cuando estés delante del pozo de la Misericordia, cinco soles antes de la oscuridad, veras reflejada la imagen de la victoria.-

Esto no parece un sueño, ya que me pellizco y no despierto. Decido que iré hacia el pozo, y la gente en la taberna me enseñan el camino. Antes de irme, el dueño me da una pequeña hucha de cuero con unas monedas de oro por si las necesito para llegar. Salgo y me dirijo hacia ella. No sé exactamente cuanto tarde en llegar, pero tenía que subir una cuesta muy alta. Después de lo que parecen horas, llego a una especie de pantano. En el medio, se halla un pozo de unos dos metros de diámetro. Voy hacia allá y miro dentro. En el agua, se reflejan escenas de batalla. Veo que los espartanos están ganando con facilidad. Sin embargo, su abanderado anda desprotegido y sin él, no pueden declarar la victoria. En el mismo agua, veo que me voy acercando lentamente a él. Su bandera está a mi alcance, pero nunca podré tomarla. Tengo que dejarle inconsciente, pienso. Saco el martillo de mi cinturón y le intento golpear, pero pierdo el equilibrio. Horrorizado, veo que también pierdo el equilibrio en la realidad y me caigo en el pozo. Sin embargo, el agua ya no está para amortiguar mi caída y no hay nada que la frene. Miro hacia abajo pero no veo el fondo. Sigo cayendo, cayendo, cayendo…

Me despierto con la cabeza abierta en dos por el dolor. Antes de abrir los ojos, oigo un pitido constante, como si monitorara mi pulso. Estoy en un hospital? Con extrema dificultad, consigo abrirlos. Si, estoy en un hospital. Miro a mi derecha y veo el suero conectado por via intravenosa. Sonrío, y cierro otra vez los ojos pero antes de dormirme oigo dos personas conversar.

-Tenemos un nuevo paciente. Estudiante de doctorado, 28 años, sobredosis de trufas psicodélicas.

-Perfecto, justo lo que necesitamos ahora. Ocupar camas de hospital con chavales que no se saben dosificar. En medio de una pandemia, además. Ahora voy a verle-.
 

skadi

Aprendiz de todo :D
Equipo de Grepolis
Tenemos 5 valientes escritores en el Foro de Grepolis Argentina.

1"La leyenda de Remo"@Matojo Inquietante
2"Escaparse..."@Paty Amidala
3Hola Vic! ..."@Fran5
4Los Guardianes del Vado@grinbathul
5"Se dice en ..."@Palucio

A continuación se procederá a las votaciones, recordamos el mecanismo:

Se pueden votar máximo 3 historias, y puedes dar desde 1 punto hasta 3 a la que más que guste.
-3 puntos a la historia tal (puedes poner el número o el título, o el autor)
-2 puntos a la historia cual (puedes poner el número o el título, o el autor)

-1 punto a la historia talcual (puedes poner el número o el título, o el autor)

Añadir que los participantes pueden votar incluso a ellos mismos con los puntos que quieran.



VOTACIONES HASTA EL 10 DE MAYO A LAS 23:59.

¡Adelante!

¡¡Si quieres, comparte tu historia en Facebook para llegar a más amigos!!
 
Última edición:

DeletedUser3447

Guest
3 pts para Palucio
2 pts para mi fran5
1 pts para Paty
 

DeletedUser2718

Guest
3 para grinbathul
2 para fran5
1 para matojo

(---)

Sin querer

Editado @skadi dos post seguidos unidos en uno solo.
 

DeletedUser26

Guest
3 puntos para mí (soy un poco narcisista)
2 puntos para "se dice en..."
1 punto para "la leyenda de remo"
 

DeletedUser569

Guest
3 puntos para "escaparse.."
2 puntos para "Se dice en..."
1 punto para "la leyenda de remo"
 

DeletedUser3279

Guest
3 puntos para Matojo Inquietante
2 puntos para mi (perdonadme)
1 punto para grinba
 

skadi

Aprendiz de todo :D
Equipo de Grepolis
Ya tenemos al ganador!!

Tenemos 5 valientes escritores en el Foro de Grepolis Argentina y estos son los resultados de las votaciones que se pudieron realizar hasta el día 10 de mayo de 2020.

OrdenTítuloAutorPuntosTotal
1"La leyenda de Remo"@Matojo Inquietante3221111314
2"Escaparse..."@Paty Amidala3131311
3Hola Vic! ..."@Fran522239
4Los Guardianes del Vado@grinbathul1315
5"Se dice en ..."@Palucio213322215

El ganador de las 2000 monedas de oro es @Palucio.
Los finalistas han sido @Matojo Inquietante y @Paty Amidala.
Enhorabuena a todos los participantes y a los ganadores.

El sorteo de 500 monedas se realizará en breve entre los concursantes. Mucha suerte.

Cierro este hilo.
 
Última edición:
Estado
No está abierto para más respuestas.
Arriba